Mensaje del Director

Mensaje de Navidad y Año Nuevo

 

Este es uno de los momentos que más se espera en todo el año, pues es propicio para encontrarnos y expresarnos desde el fondo de nuestros corazones, nuestros más sinceros deseos de amor, paz y prosperidad en estas fiestas de Navidad y Año Nuevo.
Por esta razón quiero agradecer a Dios y a cada uno de ustedes por permitir que estemos reunidos en esta noche tan especial. Hoy nos encontramos unidos como una verdadera familia que día a día lucha por el bienestar de cada uno de nosotros.
Y si bien es importante mencionar que siendo un mes de luces de colores y adornos que embellecen nuestras casa, edificios y ciudades, de esa manera que sea el reflejo de nuestro interior.
Si la historia hubiese sido diferente, si hace más de dos mil años, no hubiese nacido un pequeño niño, y si la respuesta de una virgen hubiese sido no, los adornos, las luces, las flores y todo lo que simbolizan estas fiestas, no tendrán ningún sentido.
No olvidemos el verdadero significado de estas fiestas de Navidad, la unión fraterna, el perdón, la caridad, el amor y la paz.
Es tiempo de preparar el pesebre en nuestros corazones, para que nazca y permanezca en el, aquel por quien se vive. Que el amor por el que Dios nuestro Señor ha querido humanarse, se haga presente en nuestras vidas. Y la luz de la estrella de Belén ilumine nuestros caminos para encontrarnos, como los primeros pastores, con el rey de reyes.
En este año que ya está a punto de terminar, mirar hacia atrás no es para lamentar; es para agradecer lo que en nosotros ha dejado el 2014, por todo aquello que hemos recibido. La vida, el amor, las flores, el aire, y el sol, por la alegra y el dolor, por cuanto fue posible y lo que no pudo ser.
Sentirnos satisfechos y orgullosos del trabajo que pudimos realizar y las cosas que pasaron por nuestras manos y lo que con ellas pudimos construir.
Por las personas que durante todos estos meses amamos, las amistades nuevas, y los antiguos amores, los que están más cerca y los que están más lejos, los que nos brindaron su mano cuando más los necesitábamos y aquellos a quien pudimos ayudar, con lo que compartimos la vida, el trabajo, el dolor y las alegrías.
Por todo ello simplemente hay que agradecer, los invito pues a seguir cosechando éxito. Es hora de que todos miremos hacia adelante y hagamos lo posible para cerrar las heridas abiertas.

Feliz Navidad les deseo de corazón y que junto a sus familiares y buenos amigos lo celebren

Atentamente

M.C. Gelacio Montes Roa

Director del Instituto Tecnológico de Huimanguillo